writers.net
 
Home Writers Literary Agents Editors Publishers Resources Discussion  
  Log in  |  Join WritersNet

Published Writers browse by location | browse by topic | add listing  |  faqs

Published Book or Work by:

Xosé de Enríquez

Capuchinos de Bronce

Capuchinos de Bronce
Buy this book
Cayó una hoja suelta Desde las alturas invisibles Del destino ingrato Fuego frío que abandona hogueras Aire tibio perdido entre matas Cayó una hoja suelta Sobre el lecho triste del río Tranquilidad de mentira Ecos lejanos de pueblos viejos ¡Fue la vida y punto! En aquella ciudad Caballos despiertos en empedrados sudorosos Mientras saltan las primeras horas del crepúsculo En la calle animada se pierden las voces familiares Una fina agua urbana remoja los pasos lentos Aquél conocido que fue destello rápido Otra imagen vista recorta un perfil veloz Aliento condensado, Miradas cautivas El olor del aceite hirviendo danza en las veredas Y ya no quedan el saludo ni la voz apagándose Papeles nerviosos para que empuje la brisa O besos colgados de un pasamano grasiento Tampoco el taconeo cómplice, Ruidos lejanos Ni siquiera la señal de una radio confusa Solo el húmedo abrazo de la noche llegando Testamento Soy una huella dactilar que se esconde entre pliegues aceitosos de ciertas especies de sábanas hoteleras cómplices de adulterio Soy una huella dactilar que recorre a la hora del alba la escarcha delicada depositada sobre las losas imprecisas y despreocupadas de los cementerios Soy una huella dactilar esculpida eternamente en la comisura jugosa de los labios infantiles de una novia que se dejó morir de angustia Soy una huella dactilar que está a punto de fenecer La virgen de Villa Vidal Va la voz de boca en boca Va la voz hasta lo alto En la villa de mi abuelo ha ocurrido algo grande Sangre en la garganta caliente La de España que le dicen Aquella que sin remedio acaba en el río Pues ha ocurrido en la aldea; Pulso que se detuvo Mozas que apuran el paso Rapaces yendo a la disparada Viejos que asoman indiferencias antiguas Agua y sal Pimientos y ajo Silencio Majestuosa abrió los brazos Sus blanquísimas sedas acariciaron los tejados Un cielo conocido y familiar púsose bruno Viento a la deriva trae rumor de bosque El hórreo quieto ya no guarda secretos ...Hablo de la tierra de mis paisanos También digo de un mensaje escrito en el aire De la aldea triste a la mansa montaña Desde la campiña para la mar Ásperas voces repitiendo sin pausa Así, hasta bien entrada la noche Después el eco distante: ¡meigas fora! ¡meigas fora! Nadie ajeno a la fiesta "La virgen está cerca, la virgen va a venir" El abuelo Gervasio agitaba los brazos "Corenta xamóns baixo un mesmo teito" El espíritu celta reventando las arterias Mientras el Sil corre frío y lento Vienen los tíos lejanos de La Merca, La familia grande de Cartelle y de Bande, Llegan de la añeja plaza de Celanova, Del rincón en donde el bisabuelo José tenía la taberna De Ginzo de Lima, del Alto de Allariz, Saludan los primos de Maceda y Baños de Molgas Morriña -margen obscura- a la hora del baile Pace solo ganado flaco Canción Fuego Ahí están los de Baltar, Villar de Barrio, Suenan gaitas Muerte cerca Ganado quieto ¡Orense! ¡Ah, Orense!... hasta de Monforte de Lemos, De las Gargantas del Sil suben para verla Va la voz retumbando por la comarca "No vi a Villa Vidal en el mapa", dijo el tío Moncho Pero la virgen supo llegar allí... La fiesta se hizo Quienes la vieron casi no viven Los que supieron lo han olvidado Ocurrió en la aldea, tierra orensana de mis abuelos
Poetry
 
0 comments You must be logged in to add a comment